jueves, 3 de diciembre de 2009

Hachiko, más que un simple perro...

Uno de los distritos más populares y famosos de Tokyo, sobre todo por la gente joven, es Shibuya ya que es un lugar donde se encuentran muchas tiendas dedicadas al ocio como pubs, clubs, karaokes, etc., y muchas tiendas de ropa, música, etc. Todas las noches y los fines de semana Shibuya se llena de gente que busca divertirse, se le conoce también como la ciudad de los jóvenes.

Lo primero que se ve al salir de la estación de Shibuya es la plaza donde se encuentra la estatua de Hachiko, el perro que murió esperando que regrese su amo, esta estatua se ha convertido en el punto de encuentro para muchos japoneses.


Estatua de Hachiko en Shibuya


Déjenme contarles que Hachiko, (ハチ, el perro fiel), era un perro de raza Akita nacido en noviembre de 1923 en la ciudad de Odate (Prefectura de Akita, Japón). En 1924 fue trasladado a Tokio por su amo, Eisaburo Ueno, un profesor del departamento de agricultura de la Universidad de Tokio. Desde la Prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya viajó durante dos días en tren, en una caja. Cuando lo fueron a retirar sirvientes del profesor, estos creyeron que el perro estaba muerto.

Sin embargo, cuando llegaron a la casa, el profesor le acercó al perro un vaso con leche, y éste se reanimó. El profesor lo recogió en su regazo y notó que las piernas delanteras estaban levemente desviadas, por lo que decidió llamarlo Hachi (ocho en japonés) por la similitud con el Kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho (). En verdad el perro estaba destinado a la hija del profesor, quien prontamente abandonó la casa paterna al quedar embarazada y casarse para irse a vivir a la casa paterna de su esposo. Así, al comienzo, Hachi iba a ser regalado, pero el profesor se encariñó con el perro y decidió quedarse con él.

El perro cada mañana acompañaba a su amo hasta la estación donde tomaba el tren para ir a trabajar y lo despedía desde la puerta principal; por las tardes, a la misma hora Hachi regresaba a Shibuya para esperar el regreso de su amo en la esntrada de la estación. Incluso tras la muerte de Ueno en mayo de 1925 víctima de un paro cardiaco fulminante, Hachiko iba cada día a la estación a esperarle, y así lo hizo durante los diez años que transcurrieron hasta su propia muerte.

La devoción que Hachiko sentía hacia su amo fallecido conmovió a los que lo rodeaban, que lo apodaron el perro fiel. En abril de 1934, una estatua de bronce fue erigida en su honor en la estación de Shibuya, y el propio Hachiko estuvo presente el día que se presentó la estatua. La estatua fue utilizada a causa de la Segunda Guerra Mundial, pero se erigió otra estatua en agosto de 1947, que aún permanece y es un lugar de encuentro extremadamente popular, tanto que en ocasiones la aglomeración de gente dificulta el encuentro.

También hay una estatua similar en Odate, delante de la estación de Odate.

Hachikō murió de filariasis en marzo de 1935. Sus restos disecados se encuentran en el Museo de Ciencias Naturales de Ueno (Tokio).


Esta es una foto de Hachiko

En 1987 se hizo la película Hachikō monogatari, basada en este hecho, y hace poco se estrenó la versión americana protagonizada por Richard Gere llamada: Siempre a tu lado, Hachiko.


No es una belleza? :)

Aquí les dejo la película Hachiko monogatari así podrán conocer no sólo la historia de este maravilloso perro, sino además verán cómo era Japón antes de la segunda guerra mundial, y a lo mejor reconozcan algunas cosas de las que ya les había hablado. Espero que sea de su agrado y la disfruten.




13 comentarios:

Flor dijo...

No lo sé si voy a conseguir ver esta pelicula, porque lloro muchisimo cuando entran animales.
Que pena porque creo que ya vi casi todas las peliculas de Richard Gere que me encantan.

Besos
Flor

Betty dijo...

Flor te cuento que también soy una llorona, pero igual me gusta ver las películas :h: seré medio mazoquista? :f: jeje
Bueno esta película que puse no es la de Richar Gere :(, es la japonesa, la que se filmó en 1987.
Besos :l:

Amiguita dijo...

Muy linda la historia, de verdad que los perritos son muy fieles, los malos somos los amos...jeje. Gracias por enriquecernos con esas historias Betty, es bueno saber de estas cosas tan lindas que aunque estan lejos de nosotros, nos dan buenos ejemplos.
Espero como siempre que estes muy bien con la bendicion de Dios y por favor no te pierdas que siempre extrano leer tus posts...(aunque se que has de andar ocupadita), no me hagas mucho caso..jeje.
Bendiciones mil!!

Betty dijo...

También pienso así Amiguita, los perros son bien fieles :h:
Espero escribir un poco más seguido jeje
Besitos y muchas bendiciones!! :l:

Chaulafanita dijo...

oh! oh! pero que historia más simpática. Aunque me ha dado un poco de tristeza imaginar al perrito esperando a su amo y como se iba luego cuando nunca llegaba.
Gracias por subir post como este. Que bonito!

Betty dijo...

Así es Chau, Hachi conmueve a todos los que conocemos su historia, que por cierto es real eh? no es una fábula o leyenda urbana jejeje, y es que nos enseña que la fidelidad y la amistad no tiene límites! :h:
Besitos!

Vivarcita dijo...

Ah! Hice una traducción sobre esa parte de Tokyo hace unos meses. Me gustó mucho la historia del perro y su profesor.

Saludos

Betty dijo...

Oh qué bueno que la tradujiste, así muchos más conocerán a Hachi :h:
Besos :l:

ximenita dijo...

me encanta leer tus historias! sigue contándonoslas!

Betty dijo...

Gracias Xime, es lindo saber que hay alguien a quien le guste lo que escribimos, no? :h:
Besitos :l:

Silvia Güidone dijo...

Querida Betty,que bien describes todo lo que ocurre en Shibaya.Es una forma de viajar hasta estos lugares a través de tu narración.
Es muy tierna y sensibiliza la historia de Hachiko.Por algo se dice que el perro es el mejor amigo del hombre.
Trataré de alquilar esa película,de verdad no la vi.
Seguramente seré una más llorando al verla.
Me gusta los temas que eliges para tus entradas.

Anónimo dijo...

la pelicula esta triste ojala que todos la vean como me huviera gustado conocer al perro hachiko

MICHAEL IBA dijo...

ese tipo de amor me consta ese es el verdadero
y puro amor sinceridad agradecimiento y
por eso nunca morira ese laso que nos une a un amigo
fiel en honor a mi perro "roko" nunca te olvidare
padrecito!!!!!!!!!!!!!

:a: :b: :c: :d: :e: :f: :g: :h: :i: :j: :k: :l: :m: :n:

Publicar un comentario